lunes, 29 de mayo de 2017

Lucha burocrática de vecinos del boliche Enigma por ruidos molestos


Vecinos de las inmediaciones del boliche “Enigma” habilitado el año pasado sobre la Avenida Calchaquí al 4398, en Quilmes Oeste, se encuentran llevando adelante una lucha burocrática por los serios problemas que origina el local bailabe. El principal tema es el caso de los “enfermantes ruidos” que se escuchan en el barrio cuando funciona.

Los afectados, más 200, presentaron notas en el Municipio; denuncias ante el Municipio, la Policía, La Justicia y ante el gobierno de la provincia de Buenos Aires. El caso se encuentra en también bajo el análisis de la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires. 
La doctora Ana María Pecone, una abogada que vive en el barrio lleva adelante los trámites y denuncias acompañada por una gran cantidad de vecinos.
Junio de 2016
La letrada, en declaraciones al programa “Micrófono Abierto” de Radio Quilmes FM 106.5, dijo que “iniciamos un expediente en junio del año pasado, cuando nos enteramos que iban a abrir Enigma”.
“Hasta ese momento vivíamos tranquilos. No logramos ser escuchados. En una jornada realizada en el Colegio de Abogados, me encontré con el intendente Martiniano Molina, a quien le expliqué lo que nos pasaba. También estaba allí Guillermo Sánchez Sterli. El señor Molina me dijo que la semana siguiente iba a recibir a los vecinos pero nunca nos recibió”.

Nuevo expediente

La abogada dijo que en julio, con el boliche ya abierto, efectuaron una nueva presentación en el Municipio. También expresó que se comunicó con (jefe de gabinete, Guillermo), Sanchez Sterli quien “nos dijo que nos manejemos con Gonzalo Ponce y Pablo Fernandez (máximos responsables del área de controlar del Municipio.”

Inspección

El relato continuó diciendo que “Ponce y Fernández nos dijeron que ellos no podían hacer una inspección del boliche sino la pedíamos. Queríamos que se midan los decibeles de la música porque el ruido era y sigue siendo ensordecedor y enfermante”.
“Nos convocaron para la 1,30 un día de invierno del año pasado. Cuando vino el doctor Pablo Fernández, acompañado de otro funcionario, nos dijo que habían estado una hora dentro del boliche y que no había ruidos excesivos.
“Allí midieron también el ruido que originaba el boliche pero era como que no funcionaba. No cabe dudas que les avisaron que iban a hacer la inspección”. Eso es lo que pensamos los vecinos.

Denuncia policial

Los vecinos también se presentaron en la seccional novena por los ruidos molestos pero nos dijeron que “no era un tema de ellos. La verdad es que la policía tiene mucho que hacer porque el problema de la nocturnidad de la Avenida Calchaquí los ha desbordado”.

Denuncia penal

La abogada también contó que efectuaron una denuncia penal pero que fue desestimada. Presentamos certificados médicos de vecinos que tienen problemas de salud por los ruidos.
Acá debemos tomar medicamentos y pastillas para poder dormir. La Fiscalía nos dijo que el tema le corresponde al Juzgado Municipal. No entendemos por qué se desestima una denuncia penal.

Gobierno provincial

Ante la falta de respuesta del municipio de Quilmes, de la Policía y de la Justicia, los vecinos efectuaron una presentación ante el gobierno de la provincia de Buenos Aires. Después de 9 meses nos derivaron a la Defensoría bonaerense. Tenemos el dato de que desde ese organismo pidieron información al Municipio pero que no tuvieron respuestas.

Caos Vehicular

Los vecinos denuncian que desde que abrió Enigma, hay mayor caos vehicular sobre la Avenida Calchaquí. “Circular los fines de semana por esta avenida es peligroso porque la gente, a la madrugada conduce alcoholizada. No hay controles ni de tránsito ni de alcoholemia.
El problema de tránsito se extiende por el barrio, debido a la gran cantidad de autos que llegan y estacionan en cualquier lugar del barrio.
Por las madrugadas, además del problema vehicular, los vecinos padecen ruidos y griteríos de quienes salen del boliche.
También hay mayor cantidad de robos. “Vemos muchos ladrones que andan en moto que aprovechan que hay mucha gente a quienes roban”.

No cierra a las 5:30

Los vecinos también denuncian que tanto Enigma como el resto de los boliches y bares instalados sobre la Avenida Calchaquí, no cierran a las 5,30 como marca la ordenanza. Permanecen abiertos hasta 7 u 8 de la mañana.
“Ustedes imagínense que en este barrio de clase media trabajadora, hay muchos chicos que estudian o trabajan y que salen a la mañana a trabajar pero les cuesta dormir por los ruidos”.

"Nunca pudimos ver la habilitación"

La doctora Pecone dijo también que “nunca pudimos llegar a ver la habilitación. Lo pedimos por expediente pero nunca nos facilitaron la documentación”.
Dijo que “no entendemos cómo se habilitó un boliche cuando a cien metros hay una escuela (Buckngham), y en la misma manzana donde está hay una granja de recuperación de adictos”.
Con referencia al centro de recuperación dijo que “sigue funcionando y lo único que hicieron es poner una chapas de zinc. No enteramos cómo puede funcionar este centro de salud en la misma manzana donde funciona un boliche que origina tantos ruidos molestos en su alrededor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las más leidas