martes, 19 de diciembre de 2017

Nota de opinión de Mónica Frade: A LA CONSTITUCIÓN NI AGUA

La Democracia está seriamente amenazada; pretenden que deje de ser un concepto inmaculado. Pasados los sangrientos años de Dictadura, suponíamos superada la discusión sobre que éste sería el único sistema al que todos –sin excepción- nos someteríamos. División y funcionamiento pleno de los tres Poderes y Libertad de Expresión. Grupos intolerantes avanzan en la idea de impedir el funcionamiento de los poderes, haciendo crujir los cimientos básicos de la libertad.

Una legisladora que - sin renunciar a su banca legislativa y las prerrogativas que ese sitio otorga- arenga que las leyes “se ganan o se pierden en las calles”. Doble discurso, doble moral, coherencia cero. Eso se llama Victoria Donda, una repetidora legisladora, cuyo nacimiento político lo debe a su triste pasado y su permanencia a los distintos albergues políticos transitorios. Parece que la consigna es válida pero, para los otros. Por de pronto, no renunciò a su banca.

Otra legisladora, simil patètico de Rosa Luxemburgo, que –finalizada su desgastante actuación- se refugiaba en el remanso tranquilo y seguro del Barrio cerrado más caro del Partido de Quilmes; a espaldas de las barriadas que tanto la conmueven.- Eso se llama Mayra Mendoza.

Otro legislador –el trotskista Nicolàs Del Caño- irrumpiendo con una teoría inédita: que la mayorìa de legisladores de una Cámara, no puede imponer leyes para todo un país. Traducido, el Congreso no debe legislar. Eso se llama: apología de Golpe de Estado. Siguiendo su postulado, su continuidad como legislador debería ser sometido a consulta popular, porque no sería posible que 490.000 votantes, impusiera a millones de argentinos, a semejante desquiciado, como poseedor de la banca que desdeña.

El paisaje lo refuerza la actividad jurisdiccional de una Jueza Contencioso Administrativa de la Ciudad de Buenos Aires, la doctora Patricia López Vergara; ordenando que la Policía que debía neutralizar desmanes, debía hacerlo “desarmada”. Orden Inconstitucional por ignorar la división de Poderes, olvidando que la intervención judicial por posibles abusos de cualquiera de las fuerzas, es una intervenciòn “post” actuación. Para ella, la Constitución tampoco existe. Admite que apunta a la paz social “más allá de las normas”.

Se está combinando el desdén por la Constituciòn, la hipocresía de los que arengan amarrados a privilegios que dicen repudiar, marginales rentados por futuros presos; presos por chorros de cuello blanco que aspiran a permanecer impunes. En suma, granadas lanzadas a la Democracia y a la Paz; valores abrazados por la mayoría de argentinos silenciosos.

La elección terminó hace tres meses y, parafraseando a la señora Cristina Fernández de Kirchner; el que no guste de este Gobierno; puede organizarse y ganar la próxima elección.

Ese fue su impecable planteo Constitucional. Bueno sería que salga de su ostracismo verbal y se lo recuerde a los propios, que tan lábiles son cuando de cumplir la ley se trata. No incendian el país “por” los jubilados. Lo hacen por una impunidad que ya nadie les garantiza.


Mónica Frade

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las más leidas