martes, 4 de diciembre de 2018

Controversia por nueva reglamentación para el empleo de armas de fuego para fuerzas federales

Ayer, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich y el poder Ejecutivo Nacional aprobaron el nuevo reglamento general para el empleo de armas de fuego por agentes federales de seguridad. La nueva medida fue criticada fuertemente por permitir situaciones de gatillo facil. Además, esta nueva reglamentación publicada en el Boletín Oficial, derogó pautas que regían las diferentes fuerzas de seguridad. En Quilmes, la dirigente del PTS y víctima de gatillo fácil, Carla Lacorte y la abogada y referente de Espacio Carrió Quilmes, Mónica Frade, se manifestaron contra la nueva reglamentación.

Este decreto nació como politica provisoria para el G20: Durante los días que duró la cumbre, los agentes de seguridad tenían total habilitación para disparar cuando lo consideraran necesario, para proteger a los presidentes. La resolución ya fue publicada en el Boletín Oficial y ya rige para toda el país: el uso de armas de fuego en situaciones donde "resulte ineficaz otros medios no violentos" y "en casos de fuga" es legal. Esta medida viene a avalar la denominada "Doctrina Chocobar", que habilita "mano dura" en casos de delito y da lugar a casos de "gatillo facil" en manos de la policìa.

El nuevo reglamento està basado en el Código de Conducta para Funcionarios Encargados de Hacer Cumplir la Ley de las Naciones Unidas, y guarda relación con otras legislaciones como las de Uruguay, Chile, México, Paraguay o Estados Unidos.  

En síntesis, la resolución -que va en contra del Código Penal- habilita a los efectivos de la Policìa Federal, Gendarmerìa, Prefectura Naval y Policìa de Seguridad Aeroportuaria a disparar "legalmente" en defensa propia o de otras personas, en caso de peligro inminente de muerte o de lesiones graves. Para impedir la comisión de un delito particularmente grave, que presente peligro inminente para la vida o la integridad física de las personas. Para proceder a la detención de quien represente ese peligro inminente y oponga resistencia a la autoridad. Para impedir la fuga de quien represente ese peligro inminente, y hasta lograr su detención. Sin embargo, cabe resaltar que no modifica el empleo de armas ante manifestaciones o protestas públicas y continua vigente para esos casos el uso de armas no letales.

El Código Penal pesa más que el reglamento

Esta mañana, en el programa Micrófono Abierto de Radio Quilmes fm 106.5, se consultó a la abogada Mónica Frade por el nuevo decreto y dijo "lo vemos con mucha preocupación y rechazamos todo tipo de normativa que le facilite el disparo a una policía poco profesionalizada. Tampoco creemos que esta reglamentación solucione el tema de la inseguridad, tema que hay que desalentar por otras vías". También fue contundente al mencionar la jerarquía de las leyes en nuestro país "Hay un código penal, no hay pena de muerte y toda persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario, de modo que esto no es un avance sino un retroceso.

Carla Lacorte:"Hoy están legalizando la pena de muerte"

También fue consultada por el programa Micrófono Abierto, la dirigente del PTS de Quilmes y víctima de gatillo fácil, Carla Lacorte, titulo como "preocupante escándalo" y un "mamarracho jurídico" a la aprobación de este nuevo reglamento. "Es una resolución legal de la ministra Bullrich a todos los casos de gatillo fácil que se dan cada 24hs, accionar que ha avalado desde principio de año con la llamada doctrina Chocobar. Hoy están legalizando la pena de muerte, ya que esta reglamentación habilita a los policías a disparar por la espalda." Dijo que sienta un precedente nefasto y que el Frente de Izquierda va a manifestarse contra esto para que vuelva atrás.

Reglamentos derogados

El reglamento de la Gendarmería Nacional que fue derogado establecía que los efectivos debían esperar a que les dispararan primero para luego abrir fuego; que antes de extraer sus armas debían intentar disuadir al agresor y guardar el empleo de la fuerza; ante un enfrentamiento debían utilizar la fuerza física natural, aplicar técnicas de yudo, manipular agresivos químicos no letales, proyectiles de goma y en última instancia -si todo lo anterior fracasó-, esgrimir sus armas, pero sin disparar, sólo para intimidar.

En cuanto al reglamento de la Prefectura Naval, que también fue derogado, permitía abrir fuego luego de que les hayan disparado, en respuesta a una agresión previa y similar, tras intentar lograr un cese de la agresión. Aún así, cuando resultaba absolutamente necesario disparar, en principio sólo podían hacerlo con sentido estrictamente disuasivo, efectuando disparos en sentido descendente sin posibilidad de rebote y tratando de causar el menor daño posible al oponente.

La Policìa Federan Argentina acataba el Reglamento General de Armas y Tiro, que disponía que en el caso de fuga no se justificaba el uso de armas, sólo podían usarlas si anteriormente les disparaban y si el agresor continuaba disparando en su huida. Ante la duda, no se debían efectuar disparos.

Sofía N. Mendez Lamn

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las más leidas