lunes, 19 de agosto de 2019

Martiniano Molina y su desafío de dar vuelta el resultado: La necesidad de salir en búsqueda del voto peronista "anti-Mayra"

(Por Pedro Navarro Robles). Para volver a triunfar y renovar como intendente de Quilmes, Martiniano Molina tiene el desafìo se repetir lo ocurrido hace cuatro años cuando le ganó al entonces intendente Francisco "Barba" Gutiérez quien iba por su tercer mandato. En las PASO de ese 2015, el "cocinero" había logrado apenas 87.282 votos y en la general, dos meses después, se imponía con 146.263. En su familia y su entorno, creen o sueñan que eso es posible. Los más realistas piensan los contrario. No obstante empezaron charlas con peronistas que "no quieren que gane Mayra Mendoza". La estrategia es salir en búsqueda del voto "anti Mayra".


La diferencia que hay en estas las PASO entre los quilmeños que votaron a los seis precandidatos del Frente de Todos y Juntos por el Cambio parece irreversible. En total, los seis peronistas-kirchneristas lograron 175.769 votos, contra 104.654 de Martiniano Molina.
Dentro del principal espacio de la oposición. Mayra Mendoza, una de las principales referentes nacionales de La Cámpora, obtuvo el 54 por ciento de los votos de esa fuerza. Se impuso cómodamente con 95.294 votos. Como se sabe, segundo quedó el "anibalismo" con su candidato Matìas Festuca, 27.458 ; tercero Francisco "Barba" Gutiérrez con 20.224; cuarto, Roberto Gaudio con 13.993; quinto Alejandro De Fazio con 10.905  y sexto, Luis Bratti con 7.955. Mayra tuvo a favor 95.294 y 80.475 peronistas que no la votaron.

A LA CAZA DE VOTOS ANTE MAYRA

Con este resultado en la mano, dirigentes de Juntos por el Cambio ya salieron a la "caza de votos anti Mayra". Hay peronistas que no la quieren porque "es de La Cámpora". Se sabe que unos cuantos dirigentes que jugaron para los cinco candidatos que no ganaron, se comunicaron con dirigentes allegados a Molina con la intención de trabajar para él para las elecciones del 27 de Octubre.

BARBA Y BIGOTE

Días antes de la elección del domingo pasado, desde el entorno de Molina se dijo que "ya habían acordado con Francisco "Barba" Gutiérrez y con Aníbal "Bigote" Fernández quienes, supuestamente, si perdan, volcarían sus votos hacia Molina. 
Desde el entorno de ambos derrotados ex intendentes, se negó que esa posibilidad sea cierta aunque reconocen que "no la quieren" y que "puede haber compañeros que no la quieran votar a Mayra".

ANTECEDENTES

Hay antecedentes que dejan abierta la posibilidad. En el 2015, esa diferencia entre las PASO y la general en favor de Molina que le posibilitó triunfo, fue gracias al apoyo de muchas pequeñas estructuras peronistas que no querían que siga Gutièrrez. Asì como Macri se benefició con el voto anti Cristina y Vidal con el voto anti Anìbal, en Quilmes, Molina se benefició con el voto anti Gutièrrez.

SACARABINO EN CONTRA DE SAUCEDO
ALENTO EL VOTO A FERNANDO GERONES

El otro antecedente se remota a 1999 cuando Federico Scarabino siendo intendente al perder la interna frente a Antonio Saucedo, alentó a los suyos a que se vote al radical Fernando Geronés. Hay testimonios de peronistas que cuentan de una reunión donde Scarabino alentaba votar a Geronès, quien terminó ganando.

ENORME DESAFIO

Hoy, con los números en la mano, Martiniano Molina tiene el enorme desafìo político de intentar convencer a miles de peronistas que no voten a Mayra Mendoza y lo elijan a él. A diferencia del 2015 tiene en contra el fracaso de la gestión económica de Macri, la ola peronista en todo el país, no tiene enfrente a un intendente gastado como era Gutiérrez en el 2015  y además un dato no menor, no tiene en su estructura dirigentes con experiencia para llevar adelante semejante proeza.
De todas maneras, alentado por su familia y el grupo que lo rodea se propuso intentar dar vuelta el resultado. Algo que parece màs que dificil pero como se dice en polìtica "los muertos se cuentan frìos".

Pedro Navarro Robles



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las más leidas